Integración a la Comunidad

“¿ Porqué tengo que ir? ¿ No puedo quedarme con mis amigos? “ Algunos niños se integran con entusiasmo a las actividades escolares, comunitarias o religiosas. Otros están reacios a participar. Las actividades pueden alterar su vida y transformarse en un constante punto de fricción para su familia. La pregunta es: ¿Vale la pena todo el problema que causan?

¿Sabías que?

• Casi 9 de cada 10 estudiantes de educación secundaria, participan en actividades sanas fuera de la escuela. La mitad esta envuelto en tres o más actividades.

• Más de la mitad de los jóvenes forman parte de actividades religiosas (63%), deportes (60 ) y trabajos voluntarios(51). Además, un 43 % está envuelto en actividades escolares y un 34 % en organizaciones comunitarias para los jóvenes. Solo un 20 % participa constantemente en actividades creativas, tales como música o drama.

Ideas que usted Puede Usar Todos los Días

Pida que participen — Establezca un nivel razonable de participación en las actividades que se identifican con los valores y prioridades de la familia. Si sus hijos no quieren participar en algunas actividades, determine que otras actividades pueden sustituirla. Más sin embargo, si esto es realmente importante para su familia, busque maneras de que estas actividades se puedan llevar a cabo.

Haga coincidir las oportunidades con los intereses —Cuantas veces le sea posible, identifique grupos o actividades que le interesen a sus hijos, así, aumentará la probabilidad de que ellos disfruten al participar.

Coordine con otras familias — La mayoría de los niños disfrutan de la compañía de sus amigos. Planee actividades, campamentos y organizaciones en que sus hijos puedan participar.

Relaciónese con los líderes — Hable con los líderes de las actividades de sus hijos y agradézcales por su energía y dedicación. Además, siéntase libre de informarles si sus hijos no lo están pasando bien. Pero recuerde, siempre trabajen en equipo.

Enseñe responsabilidad — Si sus hijos no están satisfechos con la calidad de una actividad o programa, ¿ Qué pueden hacer al respecto? Motívelos a que hagan preguntas, a que expresen sus preocupaciones, y propongan ideas para lograr una mejor experiencia para todos. Enfatice la importancia de cumplir con los compromisos, aunque estos no sean siempre agradables o divertidos (esto les será de mucha utilidad cuando comiencen a trabajar).

Sea creativo — Las actividades sanas no tienen porque ser formales. Puede incluir a los niños del vecindario jugando básquetbol con algunos adultos responsables o un vecino que enseñe a los niños a cocinar diferentes recetas cada semana ( y que después las disfruten, junto a una buena conversación).

Limite el tiempo frente al televisor — Mientras más tiempo pasen los jóvenes viendo televisión, jugando juegos de video u operando un computador, menor será la probabilidad de que se integren a otras actividades constructivas.

Limite los trabajos de medio tiempo — Limite las horas de trabajo de sus hijos adolescentes, entre 10 a 15 horas a la semana, durante el año escolar. Los niños que trabajan mucho, tienden a estar menos integrados en otras actividades sanas y tienen más problemas en la escuela.

Mantenga un equilibrio — No deje que ninguna actividad le consuma mucho tiempo ya que esto podría interferir con otros aspectos importantes de la vida de sus hijos. No se involucre demasiado en las actividades, ya que esto no le permite pasar tiempo con sus hijos, o relajarse.

 

Comments

Post new comment